Ser y Estar en

Barcelona Divina

Arturo Elena

El artista del rotulador

POR JUAN MALDONADO, FOTO DE RAÚL ESCANERO

Click en la foto para ampliarla

Es uno de los dibujantes de prendas de moda más apreciados.

Victorio & Lucchino le dieron la alternativa (“los considero mis padrinos”) y desde entonces ha seguido cumpliendo los encargos que desde distintos ámbitos de la industria le han llegado sin cesar. Siempre con el rotulador como herramienta, siempre implicado en el detallismo de sus obras; obras que son puro glamour y vanguardia, arte.

“Me gratifica más dibujar las prendas que otros diseñan”

 

Arturo Elena nació en Teruel (1958). La vocación por el dibujo la heredó de su padre. Como cualquier chaval, los cómics y las ilustraciones vinculadas a la fantasía recabaron pronto su atención. Poco a poco, su talento y su gusto minucioso fueron afianzándose, pero él prefiere defender… “el oficio: cuanto más lo domino, mejores resultados”. Le comento que si acepta que le llamen artista del rotulador. “Claro, ¿por qué no? Creo que no hay nada de negativo en ello. Que mi trabajo sea considerado arte ya es un halago, y los rotuladores son la herramienta con la que lo realizo;

estoy seguro de que algunos clásicos de la pintura, o artistas del pincel, no hubiesen dudado en usarlos para sus obras”.

 

Defensor del encargo —publica cada mes en distintos medios—, nos dice:

“No me dedico a elaborar imágenes con la intención de que éstas se conviertan en contenido de futuras exposiciones.

Es más bien al contrario: los originales que elaboro para los encargos que recibo son de interés para galerías, instituciones o centros de enseñanza, y a partir de ahí son ellos los que me invitan a exponer e incluirme en sus programas de exposiciones”.

 

Admirador de pintores como Velázquez, Goya o Dalí, y de muchos diseñadores de moda de los 80 –“que me llevaban de cabeza˝–, considera que el detallismo es la característica de su trabajo. Pero también lo es la distorsión de las proporciones de sus figuras estilizadas, con cinturas de avispa y cuerpos perfectos, que para Elena

“no son más que un divertimento, como lo pueden ser los personajes gruesos de Botero.

Las proporciones que utilizo son totalmente imposibles. El único realismo en mis ilustraciones son los efectos de luces, sombras, texturas de los tejidos, movimiento de las figuras, perspectivas, etc”.

 

¿Su objetivo inmediato? Sin altivez alguna, apunta:

Seguir trabajando mientras la vida me lo permita e intentar hacerlo cada vez mejor. Y me gustaría publicar un libro antológico de calidad y poder colaborar con firmas o profesionales a los que admiro”.

Lo que le llevaría horas y horas con los rotuladores/pinceles en las manos. Como hasta ahora.

 

Descarga el PDF del artículo
SYE ELENA BD6.pdf
Documento Adobe Acrobat [3.8 MB]

Llamar

E-mail