5 postres llamados 'Barcelona Divina'

 

Todo empezó cuando era un niño: mis padres avisaban: "si te acabas todo lo que hay en el plato, podrás tomarte el postre"... Y ya se sabe: por un buen final, da igual cuál sea el resto de la historia. Como en todo lo importante de la vida, a la hora de comer también es indispensable un final feliz que endulce nuestra vida, y que nos confirme que tenemos derecho a entregarnos a sus placeres. Y sí, la felicidad tiene mucho de postre, de Barcelona y de divina. Por este motivo preguntamos a cinco de los mejores restaurantes de la ciudad por ese postre que les evoque la esencia de nuestra revista.

 

POR LLUÍS MUÑOZ PANDIELLA, FOTOS DE JOAN MASATS

 

1. contraste único

Pannacotta de yogurt con crema de fruta de la pasión de sisho verde y sorbete de limón

El hermano pequeño del Restaurante Lasarte de Martín Berasategui, nos trae un postre donde la tradición y la vanguardia van de la mano. Como Barcelona. Así confirman las palabras de la cocina del Oria: “Es un postre sorprendente por el contraste existente entre sus principales ingredientes. La delicadez se funde con lo suntuoso del postre consiguiendo un conjunto muy estético, con la esencia de Barcelona Divina”.

 

2. aroma de ciudad

Cremoso choco-leche-caramelo, bizcocho de caramelo, butterscotch, helado de eko, gel de jengibre, teja de jengibre y placa de chocolate

Las noches de Barcelona a veces son sinónimo de elegancia. Así lo creen los Hermanos Torres, que para hacer su postre 'Barcelona Divina' se han inspirado “en la noche estrellada de Barcelona en otoño. Una noche que sabe a chocolate, a malteados y a cereales con aromas tostados”.

 

3. neoclasicismo

Pera Bella Helena (peras con anís, crema, nuez de macadamia, helado de pera, cake de chocolate extra tierno y salsa de chocolate)

Nunca hubiésemos relacionado Helena de Troya con Barcelona Divina. Pero el sello de calidad Hofmann siempre sabe encontrar, mediante los postres, adjetivos impensables para definir la revista. Una delicia dulce, delicada, elegante y fresca, que bien define la Barcelona más atractiva y clásica a ojos del mundo.

 

4. nunca falla

Espuma de crema catalana

No podía faltar, entre los postres más divinos de Barcelona, la crema catalana. Un clásico que, con el sello del Racó d’en Cesc, no solo logra captar la esencia de Barcelona, sino que va más allá gracias a la espuma que consigue ese sabor tan selecto y exclusivo, con la que la cocina más catalana adquiere el pasaporte para seducir los paladares más exigentes.

 

5. fusión divina

Ganache de guanaja con emulsión de mandarina (cremoso guanaja, emulsión de mandarina y salsa de chocolate)

La frescura de los cítricos, la elegancia del chocolate y la dulzura de las cremas. Es la Barcelona Divina de Carme Ruscalleda. Un gusto único, como bien argumentan desde el restaurante: “el sabor único del chocolate con los toques cítricos de mandarina y de aceite de oliva, crea una fusión divina. Una combinación que sorprende y no defrauda”.

 

Descarga el artículo en PDF
PROPUESTAS BD6.pdf
Documento Adobe Acrobat [15.1 MB]

Más Propuestas Divinas:

Helados

Tapas


Llamar

E-mail